¡Feliz camino!

Un legado de fe, de perdón y de cobijo; un adiós y un saludo; un conjuro contra todos los males, desde las tormentas hasta la brujería* ¿Aún no lo has adivinado? En este post, hablamos de cruceros.

Si aún hoy en día hay personas que se santiguan al moncrucero-partestarse en un autobús para emprender un viaje, imagina la incertidumbre y tensión que podían suponer los desplazamientos hace siglos… A finales de la Edad Media y durante la Edad Moderna era difícil emprender un viaje sin encontrar por el camino, en las encrucijadas o en los límites de los municipios, cruces que serían punto de encuentro, señales que ayudaban a reconocer el terreno, y lugares idóneos donde descansar o agradecer que el viaje hubiera terminado sin contratiempos.

Similares a los cruceros encontraríamos además peirones, que incluían una hornacina en la que se cobijaba la figura de un santo. Y mala señal (¿o tal vez buena como ejemplo de justicia? quien sabe) si al llegar a un lugar en la entrada veíamos un reo expuesto al escarnio público en una picota.

¡No temas! Ni cabezas de ajusticiados ni reos anclados encontrarás al llegar a Sos del Rey Católico, pero sí te darán la bienvenida tres cruceros ¡aunque ninguno de ellos está en su lugar original!

El menocrucerovalentunanas visible de todos es el que se encuentra junto al Portal de Jaca, que se encontraba en el camino a Valentuñana y Navardún, en una partida llamada “de Portillas”. Está dedicado a San Juan, cuya figura encontramos en el fuste octogonal. El artista no debía confiar mucho en el ojo o conocimientos de quien se lo encontrara, de manera que para que no hubiera duda de la abvocación colocó al santo escribiendo (los evangelios), a sus pies talló un águila, y por si acaso, abajo grabó JOAN.

Si nos fijamos en la grada (moderna, al igual que la cruz que lo remata), veremos en 3 de sus esquinas lo que bien pudieran ser basas de otros tantos cruceros.

crucero-zaragozaJunto al Portal de Zaragoza nos da la bienvenida a la villa un crucero que originalmente se encontraba junto al cementerio viejo. De esbelto fuste acanalado, rematado por una cruz de forja (seguramente posterior), se asienta en una basa decorada cuyo estilo parece permitirlos datarlo en el siglo XVI.

La mayoría de cruceros, peirones o humilladeros eran edificados por personas o familias concretas, como forma de agradecimiento o afán de colaborar en la señalización de caminos. Y así llegamos al tercer crucero de Sos, el que se encuentra junto al Portal de la Reina, que fue mandado hacer por Pero Guerrero (Pero Guerrero me fizo fazer). En origen estaba junto al cementerio nuevo, y es único que tiene (o conserva) capitel. El análisis de las figuras del capitel lo dejamos para otro post 😉

peroguerrero

*Palabras de Fernando Videgáin Agós en su publicación sobre cruceros de Navarra.

Acerca de loli

Empecé a caminar, a tomar decisiones... y aquí estoy
Esta entrada fue publicada en Rincones, Sos del Rey Católico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *